Desde este martes 19 de noviembre el Hospital Puerto Montt (HPM) ya cuenta con uno de los siete elastógrafos a nivel nacional que permiten estimar ‒de forma no invasiva‒ el grado de daño en pacientes hepáticos, con lo que se podrá atender a usuarios de toda la Macro Red Extremo Sur.

El principal beneficio del elastógrafo es estimar la gravedad y etapa de la enfermedad hepática, con el fin de tomar las conductas terapéuticas pertinentes en cada caso, aparte de realizar seguimiento y evaluar la efectividad de los tratamientos.

El uso de la elastografía ha disminuido en forma importante la necesidad de realizar biopsias a los pacientes con enfermedades hepáticas, principalmente aquellos con hígado graso no alcohólico, hepatitis crónica por virus de hepatitis B y C, y colangitis biliar primaria.  

Andrea Peña, referente nacional del Programa de Hepatitis B y C del Minsal destacó que “la idea era poder tener una tecnología que fuese útil para el paciente evitando hacer biopsias con uso de recursos que no eran necesarios y, además, por el riesgo de hacer una biopsia a un paciente que tiene una patología principalmente en el hígado”.

“A nivel nacional vamos a comprar siete elastógrafos y ya entregamos uno. Puerto Montt y en el Reloncaví es el segundo que estamos entregando y consideramos que es un tremendo beneficio para los pacientes. Nuestras felicitaciones son al equipo local porque no solo se entregó por distribución geográfica sino por la organización”, agregó Andrea Peña.

La directora del HPM, Dra, Mónica Winkler, valoró el contar con un equipo de gastoenterólogos consolidado con infectólogos y enfermeras, “de tal forma que el Ministerio ha mirado al HPM para entregarnos uno de estos equipos a nivel nacional que cuestan 84 millones de pesos, y que permiten resolver los problemas de hepatitis C, hepatitis B, cirrosis y varias patologías importantes para la población (…) En este momento, al sur de Talcahuano el único hospital que cuenta con este equipo es el HPM y estamos muy orgullosos, y esto tiene que ver con el trabajo de nuestros equipos clínicos”,manifestó la Dra. Winkler.

La subdirectora (S) de Gestión Asistencial del Servicio de Salud del Reloncaví, Dra. Vivian Uribe, agradeció al Minsal y recalcó que no solo esto abarca la red sino toda la Macro Red Extremo Sur. “Estamos hablando de hospitales que pueden tributar a este equipo como el Hospital de Temuco y todo lo que implica Chiloé y más al sur también como las regiones de Aysén y de Magallanes (…) Efectivamente vamos a ver cómo vamos a funcionar para que estos pacientes puedan tener la atención más expedita y aprovechar todos estos recursos que tiene el HPM y la buena disposición para que nuestros pacientes tengan mejor acceso a todas las nuevas tecnologías”,añadió.

El Dr. Miches Baró, jefe de la Unidad de Gastroenterología del HPM detalló que “para nosotros es una guía muy importante para saber qué medidas tomar en cada etapa. Permite evitar algunos procedimientos que son más invasivos. Por ejemplo, seleccionar mejor qué pacientes tienen que ir a biopsia hepática y también evitar el uso de endoscopías innecesarias. Entonces, permite desde ese punto de vista optimizar el uso de recursos. Así que tiene beneficios cuantitativos por las cosas que se pueden evitar hacer, como del punto de vista cualitativo porque permite una evaluación más exacta del grado de daño de los pacientes hepáticos”,detalló el Dr. Baró.