Este lunes 25 de noviembre se conmemoró el Día Nacional de los Técnicos Paramédicos y a los Técnicos en Enfermería de Nivel Superior en el Hospital Puerto Montt (HPM). En la ocasión se destacó el rol de los funcionarios en cuanto a seguir profundizando en la calidad y seguridad de la atención los pacientes y usuarios.

  En la conmemoración se reconoció a un grupo de 43 técnicos paramédicos quienes se desempeñan en el centro asistencial.

  La directora del HPM, Dra. Mónica Winkler, felicitó a los técnicos paramédicos en su día y reconoció la importancia de su labor, ya que son quienes inter  actúan en mayor medida con los pacientes. “Estoy profundamente agradecida por el equipo del HPM porque nuestros gremios, nuestros funcionarios, nuestros directivos, todos hemos entendido que si queremos un mejor país, y hay legítimos reclamos de mayor justicia, la gente cuenta con que el HPM sigue funcionando y, de esa forma, le hemos permitido a la ciudadanía y dado la seguridad a nuestros pacientes de que estamos aquí para atenderlos”.

  “En el corazón de la dignidad de la atención están los técnicos paramédicos. Porque son que finalmente están en el contacto de persona a persona. El encuentro del cuidado cuando los pacientes están más vulnerables, y en eso estamos caminando juntos”, reiteró la directora del HPM.

  La subdirectora de la Gestión del Cuidado (S) María Elena Flores, se sumó a los saludos a los 996 técnicos paramédicos que trabajan en el HPM. “Como hospital también valoramos y reconocemos su vocación de servicio y compromiso, ya que a pesar de todas las dificultades que se han presentado por las movilizaciones sociales, ustedes han sido capaces de mantener una atención digna y amable a todos nuestros usuarios. Agradezco también su enorme dedicación a la labor que realizan, pues este cariño que ustedes imprimen en su trabajo es reconocido y muy bien recibido por nuestros pacientes, y también por todo el equipo de salud que hoy día los a compaña”.

  Elisa del Carmen Asencio Vargas, técnico paramédico jubilada saludó a sus colegas. “Para mí no fue fácil llegar a ser parte de la familia de la salud. Mis comienzos como paramédico fueron en los consultorios y al llegar al hospital me costó mucho ser titular. Tuve que pasar por muchas cosas y gracias a eso pasé casi por todos los servicios del hospital. Aprendí a conocer a mis compañeros, aprendí trabajar en equipo que es lo más importante”.

  “También le doy las gracias a Dios por todas las personas que se cruzaron en mi camino, por todos mis colegas y compañeros. Felicito a cada uno de todos ustedes, porque trabajar en salud no es fácil. Trabajar como paramédico no es fácil, así que lo único que les digo es un abrazo para todos, y que sigan trabajando en equipo”, concluyó en su saludo la Sra. Elisa.