Con la presencia del subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, se llevó a cabo la inauguración del segundo angiógrafo en el Hospital Puerto Montt (HPM) para la prevención y control de patologías como cáncer y cardiovasculares, cuya inversión sectorial alcanzó los $ 1.097,5 millones.

Entre 2015 y 2018 el angiógrafo actualmente existente en el hospital realizó 7.157 procedimientos. El año pasado el número de pacientes creció un 15,62%, atendiendo así a 175 pacientes más en comparación al periodo anterior. Sin embargo, la creciente demanda por angiografía hacía necesario un segundo equipo, lo cual se materializó con la puesta en marcha de este equipamiento.

El angiógrafo es un equipo médico que utiliza rayos X y sistemas digitales para sustraer las estructuras que no son de interés, dejando visible los vasos sanguíneos (arterias y venas) del organismo.

Es un equipo vital para atender un paciente del cual se tienen sospechas de lesiones o aneurismas en venas o arterias. Las imágenes permiten realizar procedimientos terapéuticos para corregir algunas obstrucciones a nivel endovascular. Es decir, en lugar de “abrir” el cuerpo, se interviene por dentro de la misma arteria implantando prótesis o insertando balones de dilatación que recuperan el flujo de la arteria obstruida.

El subsecretario de Redes Asistenciales, Arturo Zúñiga, manifestó que el nuevo angiógrafo permite realizar procedimientos de intervención vascular, permitiendo a futuro contar con dos cardiólogos hemodinamistas y un neurólogo intervencional en el establecimiento.

Con este segundo angiógrafo, estamos ampliando la capacidad al establecimiento para que muchas patologías se puedan diagnosticar en el mismo recinto, que es centro de referencia en estas patologías en la Macro Zona Sur y polo de desarrollo en la formación de profesionales”, señaló el subsecretario.

En tanto, el Dr. Víctor Assef, jefe de la Unidad de Hemodinamia del HPM, detalló que “para nuestro hospital es un privilegio contar con este nuevo angiógrafo, con tecnología del más alto nivel. Estos procedimientos incluyen varias especialidades: neuroradiología intervencional, cirugía endovascular, electrofisiología, radiología intervencional y cardiología intervencional que benefician directamente a un gran número de usuarios y mejoran en forma significativa sus expectativas de vida y tratamiento de patologías muy prevalentes en esta región, sobre todo, en la categoría coronaria”.

El director Servicio de Salud del Reloncaví, Dr. Jorge Tagle, comentó que “el fortalecimiento de la salud de nuestra red asistencial pasa por invertir en equipamiento e infraestructura de toda la red. Pero entendemos que el HPM, por el rol que cumple como el de mayor complejidad, requiere una atención especial y eso ha determinado que este año hemos invertidos más de $ 1600 millones en necesidades del hospital: $ 200 millones en lo que fue la ampliación del CAE y casi $ 1400 millones en equipamiento para compra de equipos, camas, insumos de pabellón. Y sumado ahora a esta inversión del II angiógrafo demuestra nuestra convicción de seguir fortaleciendo la salud pública en los distintos niveles, y estamos seguros que esto va en beneficio de los pacientes que es lo más importante a fin de cuentas”.