Durante 10 años Juana Vera se ha desempeñado como enfermera en el Hospital de Puerto Montt (HPM). Hoy trabaja en Infectología

La contingencia por Covid-19 detuvo parcialmente las atenciones del Consultorio Adosado de Especialidades (CAE), por lo que el personal tuvo que implementar medidas para continuar las atenciones médicas a distancia principalmente vía contacto telefónico, lo que no ha impedido la atención presencial cuando se requiere, con todas las normas establecidas en tiempos de pandemia.

 Juana Vera Ruiz es enfermera, lleva 10 años trabajando en el HPM y actualmente se desempeña en el CAE de Infectología, donde se atiende a personas contagiadas de VIH, hepatitis y todo lo que conllevan otras enfermedades producidas por agentes infecciosos.

Sobre la actualidad, la profesional afirma que ha sido algo desgastante, sin embargo, no significa que se deje de cumplir con las labores comprometidas. “Lo que estamos viviendo es algo totalmente desconocido para todos, lo que ha significado miedo por el riesgo que hay, pero también entregarse todo por el todo en nuestro trabajo con los pacientes”, dice.

Compromiso ante el Covid

Si bien infectología no está cerca ni tiene relación con las unidades que cuentan con pacientes Covid, existe preocupación, principalmente debido al flujo de pacientes en CAE y porque “trabajar en un Hospital en estos momentos no es menor. Nosotras vamos mucho al sector de hospitalizados, porque algunos de nuestros pacientes también están ahí”.

Sin embargo, asegura que ese miedo se transforma en compromiso. “Hoy estamos 100% comprometidas en el servicio, usando nuestros Elementos de Protección Personal y cumpliendo con las recomendaciones establecidas por el Protocolo de Atención Ambulatoria para estos casos”, explica Juana Vera, quien junto a su colega, Rocío Cornejo, son las encargadas de verificar el cumplimiento de estas normativas para una segura atención.

De esta forma es que las atenciones no han cesado, principalmente a través del contacto telefónico con pacientes que necesitan seguimiento y actualizaciones periódicas por parte del personal médico. Paralelamente han seguido las atenciones presenciales, pero solo en casos realmente necesarios, como lo son el ingreso de pacientes a programas VIH o usuarios que requieran una evaluación urgente por parte de los médicos del servicio.

Y no solo los funcionarios y las dinámicas de atención han cambiado para Infectología, sino que también “hemos visto cómo los pacientes son afectados por el virus. Por ejemplo, algunos se controlaban acá por cuestiones laborales y han quedado sin trabajo, por lo que se han ido de la ciudad y viceversa, teniendo que contactarnos con otros centros para seguir con los tratamientos correctos, ya sea acá o en esos otros recintos”, dice sobre esta nueva realidad a la que han tenido que adaptarse.

Como mensaje final, la enfermera no dudó en hacer un llamado al cuidado y protección de nuestros familiares y cercanos. “Acá nos estamos protegiendo entre todos, y me gustaría decirles a todas las personas que también se cuiden y por supuesto hagan lo mismo con sus seres queridos”, concluyó Juana Vera, profesional del servicio de Infectología del Consultorio Adosado de Especialidades HPM.