Con la presencia de la música de un violín, fueron sorprendidos los funcionarios de diferentes servicios clínicos del Hospital Puerto Montt (HPM) gracias a la intervención de la violinista Tamar Cruces Iglesias que, por iniciativa propia, quiso estar presente en este momento de pandemia y dar un momento de paz y tranquilidad a todos quienes trabajan en esta contingencia. La joven visita por tercera vez el Hospital, ya que siempre lo ha visitado en navidad, fecha en que ella junto a su padre o amigos entregan un mensaje cristiano, visitando a los pacientes.  

Es así como este martes 7 de julio en compañía de Rosana Ilabaca, encargada de Biblioteca y Gestión Cultural del HPM, la violinista visitó los servicios de pensionado, 5° piso ala sur y norte, recuperación, el casino de funcionarios entre otros, para inundar de música y regalar un momento especial a estos equipos de trabajo como agradecimiento a su labor y dedicación en estos momentos de contingencia Covid-19.  

La joven realizó sus inicios musicales en la Escuela de Cultura, luego se trasladó a la Academia de Puerto Varas donde continúa afinándose como violinista. En la actualidad se encuentra perfeccionando su técnica  en el Conservatorio de Valdivia donde estudia para intérprete profesional.

Esta joven puertomonttina de 26 años afirma, “mi intención siempre ha sido traer música al Hospital para los pacientes en navidad para acompañarlos y darles alegría a través del mensaje de Jesús, pero ahora en este caso en particular y por las circunstancias de la pandemia la idea es entregar un mensaje de esperanza y amor a través de la música, que la gente pueda estar más optimistas con todo lo que les ha tocado enfrentar por eso va dirigido esta vez a los funcionarios”. Además agrega, “el repertorio son alabanzas de música instrumental cristiana y además otra canción bien conocida en el mundo cristiano que se llama Oh mi Dios es Real”.

Denise Almonacid, técnico en Enfermería del 5° piso comentó luego de escuchar a Tamar con el violín, “excelente iniciativa sobre todo ahora que estamos todos colapsados con enfermos postrados y pacientes que no ven a sus familias, al final nosotros somos su única red de apoyo y de verdad que uno los cuida y atiende con dedicación, pero igual contener a los pacientes también es un desgaste. Por eso la música es un relajo, a parte que es una música cristiana y eso alivia sobre todo acá en el 5° piso donde estuvo difícil el tema, este tipo de iniciativas deberían repetirse. Hace bien para el alma y el espíritu. La música sana hace bien para la salud, así que muchas gracias a todos por esto”.

Por su parte la directora del HPM Dra. Mónica Winkler agradece la presentación y menciona que “esto es un bálsamo para los momentos que estamos viviendo y tan importante y valioso como el regalo musical que esta joven nos hace, es un ventilador mecánico que nos van a donar en estos días, han sido momentos difíciles y la expresión de la comunidad ha sido realmente un aliciente para todos los funcionarios estamos muy agradecidos. Reitero los agradecimientos a la joven, es un gesto muy valioso para todos nosotros su música y su visita”.

Las intervenciones se realizan además en los servicios de puerperio, pediatría, 6 piso y el hall del 4 piso administrativo. Se espera poder contar con la violinista en otra oportunidad y que pueda volver a deleitar a otros servicios con su música y sus buenos deseos de esperanza y amor.