Este año 2020 junto a la nueva facilitadora intercultural del Hospital Puerto Montt (HPM), Jéssica Vargas Aros, se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena. Recordemos que desde julio de este año, el centro asistencial cuenta con una nueva facilitadora intercultural, quien viene a sumarse a la labor de fortalecer la participación y acercamiento en temas de salud ancestral con las comunidades y pueblos originarios.

Desde 1996 el Ministerio de Salud mantiene un programa especial de pueblos originarios ancestrales, que tiene por finalidad avanzar en el conocimiento de las necesidades de salud de las personas integrantes de los pueblos ancestrales del país.

Cada 5 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena que nació durante el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América reunido en Tihuanacu, Bolivia, en 1983. La idea era dar reconocimiento a todas las mujeres indígenas valientes que han jugado y juegan un rol importante en la pervivencia de la cultura, así como su lenguaje y naturaleza ancestral. Actualmente se calcula que solo en Latinoamérica existen alrededor de 522 pueblos indígenas y que en total la población sumaría 42 millones de personas, un 59% de ellos son mujeres.

Para Jéssica Vargas facilitadora intercultural del HPM, “este tipo de instancias permiten acercar la cultura de nuestros pueblos ancestrales a la sociedad en general y sobre todo el conocimiento de la medicina mapuche, nuestras costumbres y sentido espiritual de la vida, agradezco la posibilidad y el espacio de poder realizarlo”.

Es así como se realiza una intervención en el casino, en la cafetería y en el pasillo de los usuarios del edificio A primer piso, identificando a través de póster con fotografías a tres mujeres indígenas de Chile, como representantes de la espiritual ancestral del pueblo mapuche, defensoras de los territorios sagrados para el pueblo mapuche hilliche y la protección de los derechos humanos.

Mujeres mapuches: Macarena Valdés, Machi Francisca Linconao y Machi Millaray Huichalaf.