Puerto Montt: UPC Pediátrica y su experiencia en reconversión de camas críticas en pandemia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

De los 12 cupos de camas críticas pediátricas con los que cuenta la Región de Los Lagos, seis se reconvierten en camas para adultos desde diciembre del 2020 hasta julio 2021. Durante estos seis meses, los equipos intensivos pediátricos del Hospital Puerto Montt (HPM) se adaptaron y reformularon su atención respondiendo a los requerimientos de la pandemia como desafío y compromiso con la salud pública.

Originalmente la propuesta de reconvertir camas fue propuesta por este mismo equipo intensivo pediátrico del HPM, contribuyendo de esta forma a responder ante la creciente demanda de este virus, de forma similar como lo que estaba sucediendo con las camas criticas pediátricas en el mundo.

Al respecto, la médico jefe de la unidad, Dra. Miriam Muñoz señaló, “en Chile, y conforme la pandemia avanzaba, y en una mirada conjunta de quienes constituimos la rama de cuidados intensivos filial de SOCHIPE, tomamos esta práctica y fue así como se efectuó esta reconversión, incluso algunas desaparecieron completamente, en la región metropolitana sobre todo y en algunas provincias”.

El Servicio de Salud del Reloncaví, cuenta con la Unidad de Paciente Crítico Pediátrico del HPM como único referente de camas críticas pediátricas de manera que, a diferencia de otras regiones del país, en este escenario no fue posible reconvertir el 100% de las camas, ya que hasta la red privada de la región es incipiente. UPCP del HPM solo ofertó seis camas para adultos, afirma la especialista. 

Al principio, esto represento un desafío para los equipos pediátricos intensivos del recinto hospitalario, ya que se trata de un equipo relativamente joven y que, con entusiasmo y compromiso, abordaron y se prepararon para atender a estos nuevos pacientes con todas sus complejidades.

La especialista señala que, aunque al principio de la pandemia, ellos definieron como equipo un rango etario específico niños de 14 y más incluso hasta 19 y 21 años. Con el tiempo y la complejidad de los adultos, incluso llegaron atender hasta pacientes de 90 años.

El equipo reconoce que se guiaron por las recomendaciones del mundo clínico adulto y tuvieron el apoyo de los mismos, pero el manejo en definitiva fue siempre liderado por el equipo pediátrico intensivo. Ahora bien, el escenario no estuvo exento de dificultades como, por ejemplo: pronar a un paciente pediátrico como estaban acostumbrados ellos como pediátricos con un personal de tres personas, versus, el esfuerzo que significaba realizar el mismo procedimiento a un adulto que al menos tenía que contar con seis a ocho personas.

La Dra. Miriam Muñoz afirma, “la atención de pacientes adultos demandó mayor esfuerzo físico, afortunadamente no tuvimos brotes y la atención tuvo continuidad, pero claramente hubo momentos con menos personal de baja por cansancio y aunque pudimos resolver, cuesta encontrar personal formado en cuidados intensivos y mucho menos pediátrico”.

Reconocimiento:

Quisiera destacar la resiliencia de nuestra unidad y como pudieron estar a la altura de la crisis. Un equipo que se pone a disposición de la pandemia y las necesidades de la población, cohesionados y respondiendo con creces a las expectativas, estoy muy orgullosa de liderar este equipo de personas”, agregó la Dra. Muñoz.

Los funcionarios de la unidad siempre estuvieron preocupados que los pacientes pudieran tener contacto telefónico con sus familiares, muchos del equipo de salud usaron sus propios celulares para realizar video llamadas. Por último, quisiera resaltar el compromiso de la UPCP y el orgullo que se siente ser parte de un equipo que se encuentra a la altura de las expectativas, que ni siquiera cuestionaron que tenían que adaptarse a otro tipo de atención y cambiar el perfil de su labor. Fue muy exitosa la forma en que abordaron la situación, pero también quisiera solidarizar con la carga y estilo de trabajo que repercute en la gente de una u otra forma en sus emociones y desgaste físico”, destacó la profesional.

Por otra parte, otro factor importante fue la respuesta de los pacientes y sus testimonios frente a la atención recibida y, en ese sentido, este equipo de personas fueron siempre destacados, lo que se convierte en un aliciente para los funcionarios.

En la actualidad la UPCP cuenta con aproximadamente 90 funcionarios: Tens, enfermeras, kinesiólogos, personal de servicio, médicos 12 residentes y el staff diurno, un administrativo o secretaria. El servicio se encuentra ubicado en el 7 piso del edificio H.